Dicen por ahí…

20, diciembre, 2006

En los dos últimos días, nadie intenta sentarse conmigo en el autobús. La cosa tiene su gracia, sobre todo porque al menos ningún tipo gordote me arrincona contra el cristal, pero me hace parecer rara.

¿será mi corte de pelo? ¿será mi enorme trasero?

Esta mañana, ni siquiera la gente que solía sentarse hace un par de meses lo intentó. Ni si quiera esos viejos conocidos que tengo tan olvidados.

Y entonces la ví a ella. Iba con su madre, embarazadísima y muy abrazable, lo admito. Se me derritió el corazón. Pero eran las siete de la mañana, llevaba dos meses sin verla y no le dije nada mas allá de un tímido “hola” aunque por dentro moría de ganas de preguntarle por cada detalle de su vida sin mi.

Soy lo peor.

Sí es ella, mi amiga, la que se casó hace poco, y a la que escribí una carta que nunca obtuvo respuesta.

Y el mundo siguió girando aunque yo no estuviese allí. Pero por cada parte de ella que pierdo, algo en mi se vuelve diferente.

pd. Este post lo escribí la semana pasada, pero no lo publiqué. A día de hoy, el bebé ha nacido, dicen que es precioso y que ella no está bien.

Anuncios

One Response to “Dicen por ahí…”

  1. Irati Says:

    Te diría que fueras al verla al hospital o algo, pero después de todo si no te ha contestado a la carta, no fuiste invitada a la boda… será por que el contacto con ella está tan perdido que no podrá ser rescado por mucho que os esforcéis las dos.
    un besazo de manzana y feliz navidad wapísima!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: