¿Estás ahí?

24, mayo, 2007

Me siento desconcertada.

Hace cinco o seis años, no lo recuerdo ya, mi tía tubo un accidente de coche. Le quedó afectada la movilidad del brazo y pierna derechos, y en lo referente a su cerebro nadie supo realmente cómo quedó. Ella empezó de nuevo, como un bebé que sólo sabe reír y llorar.

A todo esto yo sentí que la había perdido. Sus ojos no tenían foco, estar a su lado me dolía tanto igual que si no hubiera vuelto a verla núnca… y me enfadaba conmigo ‘¿no es mejor que ella esté, aunque sea así?’ me decía ‘Pero ella no está aquí, ése es sólo su cuerpo‘. Era todo muy confuso. Yo no podía estar a su lado como los demás hacían, yo no podía hablarle. La había perdido.

Hace unos meses, comenzó a decir ‘no’. Y poco a poco, comenzó a repetir palabras sueltas a fuerza de que se las digesen miles de veces.

La última vez que la ví, la tomé unas fotografías. Al verlas en casa, noté que su gesto era muy normal, nada de la postura forzada de los últimos años. Y su mirada… ¿Hay algo diferente en su mirada o lo estoy imaginando?

Ayer me digeron que tenían la mejor de las sorpresas para mi, y no me esperaba que se refirieran a ella. Al parecer, mi madre la hizo una pregunta en francés y ella respondió en francés. Aquí mi madre temblaba cuando me lo decía, puesto que NADIE en estos años la habló núnca en francés. Ni su marido ni sus hijos lo sabían, y el resto de nosotros no lo usamos.

Quizá esté recuperando una parte de su cerebro que tiene recuerdos, y quizá pueda volver a ser ella… estoy tan emocionada que no puedo parar de sonreir.

Y a la vez me siento culpable por haberla perdido, por no haber confiado en que quizá seguía allí en alguna parte. Ahora me siento terrible, tengo ganas de llorar…

De cantos de Sirena

10, mayo, 2007

Esta mañana [8:30 a.m.] me crucé con un tipo bebido [muuuuy bebido]. Iba cantando a pleno pulmón [¡gritaba!] algo que parecía una bulería a un amor despechado.

He estado pensando… y me gustaría cantar en medio de una calle enorme [pero sin que nadie se me quedara mirando como a loca, o borracha]. Debe ser un desahogo enorme, como cuando estás muy enfadada y te gustaría gritar de rabia.

Una vez, una chica de un grupo de turistas ingleses iba cantando gospel, ¡y tenía una voz tan bonita!. A ella nadie la miraba como loca.

Entonces quizá para cantar en medio de la calle lo importante es tener buena voz y nada de verguenza. Esa sería una estupenda coartada para ser libre…

Pero no sé si multan por cantar en público. Al menos no se está mendigando. Quiza mejor empiezo cogiendo mi guitarra, salgo al parque y me pongo a tocar tímidamente [al contrario que mi gaitero, yo buscaría un lugar alejado y tranquilo].

Aunque, ¿se puede pisar el césped? ¿y torturarlo arítmicamente?

Cómic

4, mayo, 2007

Hace años llevaba un diario, que era mas bien una especie de cómic… y ésta es una de sus páginas. Era la primera vez que el chico que me gustaba me daba una vuelta en su moto, y yo se lo contaba a mis amigas. El dibujo no es muy bueno, porque como diario, debía ser rápido… y es una foto porque no consigo arreglar el scaner. Intentaré mejorarla.

recorte