“La fábrica de sueños cerró por vacaciones”

13, julio, 2007

‘La fábrica de sueños cerró por vacaciones’.- leyó Sonia en voz alta. Cerró el libro con cuidado y arropó un poco a Nacho, que la miraba con los ojos muy abiertos.

– Pero mami – protestó Nacho – la gente también necesita soñar en vacaciones, ¡no puede cerrar!.

– Los duendes de los sueños han trabajado muy duro todo este tiempo – aseguró ella, sonriente. – Prepararon muchos sueños, los suficientes como para que todos los niños tuviesen en los suyos este verano.

– ¿Y si se confundieron y a mi no me dejaron ninguno? -el niño la miró preocupado- puede pasar ¿no?

Nacho se incorporó en su cama y puso su mano sobre las de su madre. Sonia le empujó suavemente para tumbarle de nuevo y le volvió a tapar.

– Yo te daré entonces los míos de cuando era una niña.

– ¿tu también fuiste una niña?

– Sí, hace algunos años. ¿Y sabes algo? Yo fabricaba mis propios sueños. – Se levantó- A ver… cierra los ojos, sí, así, muy bien. Respira hondo unas cuantas veces. Cuando yo salga de la habitación tienes que estar un ratito mas así. Empezaras a sentir como los ojos te pesan. Entonces el arenero te rociará con sus polvos mágicos. Eso pondrá en marcha la maquinaria de los sueños y…

– ¿Pero el arenero no va de vacaciones?

– Nacho…

– ¡pero mamá!

– Está bien. Te contaré otra historia más para que puedas soñar con ella.

Sonia se sentó al borde de la cama y acarició el pelo del pequeño. Apagó la luz y comenzó, con voz muy suave.

Tiempo atrás un príncipe muy pequeño, del tamaño de un botón, decidió dejar el castillo dónde vivía para buscar aventuras.

El príncipe Ignacio, que así se llamaba, estaba muy preocupado, porque su reino había caído bajo un terrible maleficio: nadie podía soñar. Todos se pasaban el día bostezando y estaban muy cansados, pero cuando sus ojos se cerraban, sus cabecitas se quedaban en blanco, un blanco tan brillante y puro que les escocía en los ojos y tenían que abrirlos por miedo a quedarse ciegos.

El príncipe Ignacio salió del castillo una noche en la que el cielo estaba salpicado de estrellas y sobre el cielo flotaba una gran luna llena. Como era tan pequeño, siempre iba con su mejor amigo Ozo Peluchozo. Y desde el sombrero de Peluchozo dio un beso a su madre que lloraba de emoción al ver lo valiente que era su hijo, y trató de abrazar a su padre                 , que le dijo lo orgulloso que estaba de él.

– Busca a la Gran Hechicera Synnove – dijo su hermana de las puertas del castillo. ¡Ayúdanos, príncipe Ignacio!

_______________________________________

Escrito con la frase de la semana de el cuentacuentos.

Dedicado a mi hermanita que está en el hospital. Me voy de vacaciones así que… ¡pasadlo bien! ¡¡yo lo intentaré!!

Anuncios

14 Responses to ““La fábrica de sueños cerró por vacaciones””

  1. scry Says:

    Buenooooooooo pero así no puede acabar, la historia tiene que seguir!!!
    Muy chuli, pero yo habría contado el cuento del final y no sólo dejarlo en la introducción!!
    😛
    ¡pásatelo bien de vacaciones!
    smuakssss de fresas

  2. Miki Says:

    Un relato muy tierno pero me he quedado un poco sorprendido con el final… el final del cuento no lo pillo muy bien jaja o será que, como dice Scry, no cuentas el final! Quizá porque el pequeño ya se ha dormido jeje.

    Un abrazo.

  3. lara Says:

    Pues disfruta las vacaciones y espero que tu hermanita salga pronto del hospital 😉
    Besos.

  4. Mar Julià Says:

    Como ya te han dicho, seañora el final del cuento, el diálogo madre-hijo es tierno.Que no sea nada lo de tu hermana.

  5. contenedor Says:

    hola! jaja en general me ha gustado toda, pero más la insistencia del niño al preguntarle por el arenero, qué gracioso. un abrazo

  6. Carabiru Says:

    Jejejeje, el niño se durmió? la historia continuará???

    Me gustó mucho la preocupación del niño, porque yo era así cuando era peque también, bueno y todavía lo soy, jajajaja

    Salu2

  7. OnDiNa Says:

    Genial tu historia, me ha encantado ;-). Ojalá que todos los niños del mundo tuvieran sus sueños intactos… Besos.

  8. ninive Says:

    Esa paciencia transformada en sonrisa y siempre cariño que la madre expone a lo largo de la historia la reflejas realmente bien. Los diferentes momentos que se van suceciendo sin que el diálogo pierda fuerza, al contrario, crean una atmósfera enternecedora. Y es que no son tan malas las hechizeras 🙂
    Que pases unas muy felices vacaciones!!!

  9. Lanz Says:

    Hace muchisimo que no me cuentan un cuento para dormir! Ah bellos recuerdos!! Hermosa historia!! Pero ahi no puede acabar!! Tia Synn!!

    Un beso!!

  10. Lanz Says:

    Por cierto felices vacaciones! =)


  11. ¡Pues claro que tiene que seguir el cuento! ¡Hay que encontrar a la gran hechicera Synnove! Si has parado porque el niños e a dormido, le despertamos y punto.

    Un saludo,

    Pedro.

  12. kloverkirov Says:

    Un bonito cuento para niños y para no tan niños. Un saludo!

  13. RENÉ Says:

    Y ME REÍ AQUÍ..Y QUISE DEJARTE UN SALUDO..Y DESEARTE MUCHÍSIMAS AGRADABLES SORPRESAS DE LA VIDA EN TUS VACIONES..
    QUE NO DUERMAS POR TANTO TIEMPO..
    ABRAZOS DESDE LA MONTAÑA
    RENÉ

  14. RENÉ Says:

    BUENO..LA AMIGA SYNN CONTINÚA DESCANSANDO..
    QUE SIGAN LAS VACACIONES ENTOCES..QUE DESCANSES..Y
    ¡A DISFRUTAR!
    TE ESPERAMOS.
    UN ABRAZO GRANDOTE.
    RENÉ


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: