Sin nada.

27, agosto, 2007

Basta con que me regalen una sonrisa casual para que a mí me parezca la más bonita de las sonrisas. Y puede que nada más sea perfecto, pero a mí ya me lo parece.

Estuve pensando cómo los ojos de uno me mintieron, diciéndome entre chispas que me extrañarían, que volverían a verme.

 Y entonces hoy, entre palabras de amargura surgió una media sonrisa de otro, y luego otra, y otra. Al final esos nuevos ojos risueños, adormilados y pequeñitos parecieron también sonreirme.

Es esa sensación de ingravidez la que me encanta, y me llena de ensoñación. Tan sólo con estar allí, ya valió la pena despertar un día más.

Nos vigilan.

23, agosto, 2007


Follow the white line….

Originally uploaded by Voetmann.

Alguien que caminaba delante de mí esta mañana (8.30 a.m.) comenzó a ulular [era una especie de sonido lechucil, pero intenso y agudo, sin duda un reclamo…] y luego me miró de reojo.

Sentí miedo y comenzé a ver en ese tipo una forma de extraña de caminar, y como poco, hasta de respirar.

En un segundo, mi alocada mente dibujó a un grupo de zíngaros apareciendo por el cruce de la siguiente manzana, caminando hacia nosotros. Estaba cerca de la oficina, así que me apresuré en entrar al portal y subí corriendo al ascensor, con un corazón desbocado y asombrado.

Alguien me aseguró hace poco que una chica como yo no debería ir sóla por la calle a esas horas, que era mejor que viniesen a buscarme en coche.

Dejando de lado el porqué un tipo ulularía a esas horas…

…¿Por qué me llenan la cabeza de absurdas ideas? Es increible como algo a lo que en un momento no das importancia es guardado y almacenado en tu subsconsciente, esperando el momento de formar parte de tus fantasmas diarios.

No quiero tener miedo de salir sola a la calle, ni tener que medir mis pasos con las ruedas de un coche.