Turbulencias

4, diciembre, 2007

Las turbulencias presagiaban lo peor. Mayte cerró los ojos y trató de pensar en otra cosa.

– Llegando a Medellín, llegando a Medellín…- repetía un hombre joven, sentado a su derecha.

Mayte le miró. Estaba muy pálido, y parecía no poder parar de moverse en su propio asiento.

– Esto no es nada – dijo intentando tranquilizarle.- cierra los ojos y respira hondo…

– ¡No lo entiendes! ¡Tengo que llegar!

– Sí, todos vamos a llegar.

– Llegando a Medellín, llegando a Medellín…

Mayte suspiró. No era el primer ataque de pánico que veía en su vida y esperaba que no llegase a ser uno de esos en los que el implicado llega ponerse violento. En la ventanilla vio su propio reflejo, tembloroso por las sacudidas, y se recolocó un mechón rubio.

Las azafatas les habían pedido que se abrochasen los cinturones y luego habían desaparecido por el pasillo, entre los murmullos del pasaje. Arturo, sentado a su lado, había pedido explicaciones, pero le habían respondido con un ‘Es algo rutinario’ algo confuso.

Sobre la mesa plegable de su asiento la Moleskine en la que había estado escribiendo se movía a ritmo regular, marcando un pausado 3 por 4. Miró a Arturo, que a su izquierda comenzaba a tararear.

Piano, piano… uun, doos, tres, uun, doos, tres… 

– Arturo, no es el momento – dijo Mayte, y cogió la mano del hombre, que empezaba a describir el compás en su tramo ascendente.

Él sonrió. Ella no tubo más que mirar sus ojos cálidos para sentirse mejor. Le acarició la barba con la punta de los dedos y sintió el calor que emanaba su piel.

– Mi dulce Arturo, Héroe de Leyenda…

– Llegando a Medellín, llegando a Medellín…

El hombre de su derecha parecía cada vez más nervioso. Arturo se desabrochó el cinturón y se acercó a él por encima de Mayte, y ésta le rodeó con sus brazos.

– ¿Cómo te llamas, amigo? – Preguntó con voz calmada.

El tono de voz de Arturo y la barba plateada con mechones oscuros que lucía desde hacía poco, le daban cierto aire de autoridad. El asustado hombre le miró sorprendido.

– Javi, Javier. – vaciló.

– Javi, escúchame…

– …me esperan en Medellín…

Una sacudida más violenta que las últimas agitó el avión. Javier ahogó un grito con las manos, mientras el cuerpo de Arturo salía disparado al pasillo. Mayte sintió como se la escurría entre los brazos, y rápidamente se quitó el cinturón y se dirigió hacia el lugar en el que él había caído.

Todo el mundo estaba muy agitado y varios objetos habían saltado por los aires. Arturo estaba inconsciente.

 – ¡Qué alguien me ayude! – gritó Mayte mientras se agachaba sobre él- ¡Qué alguien haga algo! ¡¡socorro!!

[¿Demasiada acción? naaaaahh. Sé que es un final muy abierto, y que a mucha gente no le gustará, pero tiene que ser así. Quizá porque espero escribir mas sobre estos personajes, o quizá porque es sólo una escena…]

Otros relatos con el mismo comienzo en El cuentacuentos.

Anuncios

12 Responses to “Turbulencias”

  1. Kaffeine Says:

    No sería el vuelo 815 de Oceanic Airlines…???? 😉
    Buen relato, y si, muy pero que muy abierto.

  2. synns Says:

    jejeje, gracias.
    Me perdí el primer capítulo de Perdidos [y mira que lo han repuesto, como mínimo un par de veces]… ¿Fué así como pasó? 😛

  3. ninive Says:

    A tu cabecina no dejarán de llegar cuentos,porque ellos acuden a donde se sienten queridos,al lugar en que creen en ellos.Y llámalos cuentos,leyendas,historias o relatos o incluso una escena,que lo que importa es el instante en que te pones a darles vida.Y en aquel avión muchas preguntas se agolpan al final esperando respuestas,y yo con ellas aguardando como sigue este emocionante vuelo!
    Animo! Un abrazo


  4. Pero es una escena muy prometedora, no la dejes apartada en tu cabeza, dale alas y forma poco a poco. Las escenas como esta, tan claritas no se pueden desaprovechar, aunque en ocasiones ncesiten tiempo para reposar…

    Un saludo,

    Pedro.

  5. Jara Says:

    Creo que deberias continuarla,más que nada porque algo tiene que suceder después de todo esto. Si has querido dejar un frente abierto a nuestra imaginación, está bien, pero los personajes se quedan bastante sueltos. Puede ser el final de una escena, mi imaginación me dice que antes de esto los protagonistas tuvieron mucho más. Casi me nteresa saber más eñ antes que el después. Es solo una opinión.

    Ya nos dirás.
    1 beso

  6. kloverkirov Says:

    A mi me parece mucho más sugerente que lo dejes así…en un final no clásico…

    Me gusta tu sencillez y encanto a la hora de narrar…

    Y el detalle de heroe de leyenda me ha encantado ^^

    ¡Un abrazo!

  7. Kaffeine Says:

    Bueno, Perdidos empieza cuando ya han tenido el accidente, pero más tarde cuando cuentan como sucedió y hay detalles similares, me parece…

  8. Trisha Says:

    es mejor que tus cuentos sean asi y no demasiados predecibles:) Saludos

  9. Hellraiser Says:

    Haz que sea una escena, un pasaje de una historia que tendrá continuación con esos mismos personajes.
    Haz que lleguen a Medellín para saber quién lo esperaban y qué ocurrirá con Arturo y Mayte! Es una órden! jajajaja.
    No, ahora en serio. Engancha, claro que sí; por eso creo que deberías continuarla. No nos dejes así, porfa!
    Un beso!

  10. Niobiña Says:

    Hay continuación verdad?? O lo has dejado así para que cada uno de nosotros llegue hasta el final que más desee?? En ambos casos te ha quedado un buen relato, que podrías explotar más si quisieses…

    Besines de todos los sabores y abrazos de todos los colores.

  11. MARISELA Says:

    Hace unos años viví una situación de desespero en un avión y además, iba acompañada de mi hija de un año. La verdad es que es tremendamente difícil mantener la calma y aunque lo logré, aún me despierto algunas veces reviviendo la escena y empeorándola, porque en mis sueños terminamos en el mar.
    Me ha gustado mucho. Creo que el final, más que si lo hubieras aterrizado o estrellado.
    Un saludo.

  12. RENÉ Says:

    sí.al ser más abierto te da la posobilidad de seguir..
    creo que es cuestión de gustos..per si de antemano..presupones el final…
    en fin..creo que uno va adquiriendo su propio estilo al escribir..y eso si que no lo puedes “traicionar
    mil gracias por participar e los trineos..amiga
    te dejo muchos cariños
    desde la montaña.tu amigo rené


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: