La oscuridad

11, abril, 2008

La oscuridad lo envolvió todo, y supo que cuando volviese la luz todo habría cambiado.

Marta permaneció sentada muy quieta, conteniendo la respiración, con las manos apoyadas en las rodillas y la vista fija en la oscuridad frente a ella.

– Tres, dos… ¡uno!

<<PUM>>

Un estallido de luz y sonido de la duración de un latido golpeó el ambiente, dejándole ver por un segundo las siluetas blanquecinas de miles de personas frente a ella. Alguien había gritado y varias voces le habían imitado.

 <<PUM>>

Otro. Una nube azulada, con olor a desodorante se materializó a su alrededor. Más gritos.

<<PUM>><<PUM>><<PUM>>

La oscuridad desapareció por completo, y una descarga de sonido continuo y estridente llegó desde los cuatro puntos del Auditorio Nacional. Marta y todos los demás siguieron mirando al frente, como hipnotizados por la cadenciosa melodía.

De pronto una figura negra en el escenario comenzó a tomar forma, al tiempo que la melodía disminuía su volumen.

– ¡¡Ciudadanos!!

Había hablado una voz aguda, que cortó el aire y se elevó por todo el recinto, entrando en cada cabeza como si fuese dirigida a cada uno de ellos en particular.

 – ¡¡Ha llegado el momento!! ¡¡YA ES LA HORA!!

Una ola de vítores rodeo a Marta en dirección a la voz. Todos se levantaron se sus asientos. José, a su lado, le tomó la mano. En ningún momento se miraron.

En el escenario, la oscura figura fue enfocada por un haz de luz rojiza mientras la melodía perfilaba un dramático estribillo. Era un hombrecillo gordo disfrazado de Superman. Extendió los brazos sobre su cabeza y miró al techo.

– Habéis sido elegidos por el Líder. ¡¡Presenciaréis el MILAGRO!! ¡¡HOY MORIREMOS POR EL ROCK!! ¡¡SEREMOS LIBRES!! ¡¡DOMINAREMOS EL UNIVERSO!!

En el preciso instante en el que el hombrecillo terminaba de hablar, otra nube de humo azul comenzó a descender desde los palcos; y mientras se giraba para conectar una máquina con una extraña pantalla cifrada, la música volvió a sonar.

Todos al rededor de Marta y a José comenzaron a bailar. Marta notó como su realidad se volvía pesada y ruidosa. Musitando una disculpa tras otra que nadie escuchó, trató de hacerse paso entre la multitud para salir de allí. Tardó cinco minutos en llegar a la salida de emergencia y comprobar que estaba bloqueada.

En el exterior del edificio, un hombrecillo gordo disfrazado de superman subía a un coche en marcha que le esperaba. Tenía la mano derecha en el pecho sujetando un corazón desbocado, y la izquierda en el trasero sujetando un pantalón escaso.

Casi sin respiración, y con la voz un poco menos aguda de lo que había sonado en el interior del auditorio, musitó una frase que no sentía.

– Dios les guarde.

Anuncios

11 Responses to “La oscuridad”

  1. Hellraiser Says:

    ¿Sabes? Si mi imaginación no me quiere jugar una mala pasada, me da la impresión que los cientos de asistentes al acto -y que ahora están bailando, poseídos por el “mal de San Vito” -acabarán muriendo por agotamiento, ahogo, o algo peor: la nube tóxica azulada que desciende desde los palcos como víbora que se acerca a su presa.

    Lo dicho: que se me va la castaña tres pueblos. En fin…

    Que me gusta el pedazo de historia, Synn, pero creo que deberías continuarla un poquito más: hasta que sólo quede Marta en la pista de baile… con vida.

    Hell.

  2. Niobiña Says:

    Una incitación al baile, la movimiento, al desenfreno, a la… locura?? Quien sabe como acabará esto, pero si el instigador huye con esos pensamientos (que no siente) seguro que nada bueno puede suceder…

    Me ha gustado mucho y me alegro mogollón que mi frase te haya inspirado tanto…

    Y gracias por la dedicatoria en CC!!

    Besines de todos los sabores y abrazos de todos los colores.

  3. ninive Says:

    Presiento que Marta fue la única persona,junto con el extraño hombrecillo que intuyó que aquel sería el último concierto.La fuerza que desprende el instante de hallar la salida bloqueada abarca a en ese momento a todo el relato.Una luz, y el silencio.
    Impactante Synn! Un abrazo!

  4. Maria Says:

    Y eso que dijo “moriremos” y no “moriréis”, pero el tío bien que corría a subirse al coche…

    Se sabe que Marta no, pero… ¿realmente había alguien allí dentro que supiera de la suerte que le esperaba? ¿ y que estuviera realmente dispuesto a morir por “la causa”? :S

    Dios… ¡cómo me ha gustado! pero me ha sabido a poquito. Por casualidad… ¿no se te habrá olvidado poner un “Continuará…” al final, no? 😉

    Besotes y aplausos a montones!!!

  5. Lost Soul Says:

    Una secta multitudinaria que muere por el Rock. Raro es, desde luego. O al menos eso es lo que da a entender. Quizás ese humo azul no es venenoso, quizás sólo están a las esperas del concierto del siglo, quizás Marta, simplemente, se agobiaba allí dentro. Pero no, me quedo con la primera opción. Un suicidio en masa, unas mentes débiles que siguen como ovejas a su pastor, en busca de un ¿mundo mejor?. Lo que no me queda claro es qué pinta el rock en todo esto, si el rock ya domina el mundo ^^.

    Muy buena la historia! Un saludo!

  6. Amanda Says:

    Al principio me ha parecido que iba a ser algo rollo “V de Vendetta”, pero lo del tipo vestio de Superman me ha dejado totalmente sorprendida. La historia despierta toda la atención y toda la curiosidad, pero nos darás un final, ¿no?

    Besos!!

  7. scry Says:

    ¿Pero qué locura? ¿qué te ha llevado a escribir éso?
    Es corto y lo he pasado ya mal… menos mal que no has alagardo esa agonía… :s
    Lo has contado bien, pero la historia no estoy segura de que me haya gustado… ¿morir por el rock? bueno, ¿morir por una secta del rock? :s
    un besazo guapísima!!
    pd. no importa que me felicites tarde, lo que cuenta es la intención!!!

  8. J&A Says:

    hummm…qe peligroso…muy peligroso el fanatismo, y las sectas. Pero ¿habrá personas tan desgraciadas y tan necesitadas como para morir por una chorrada semejante, en masa?…el tipo gordo lo deja claro: morireis por el rock,habeis sido elegidos etc… solo se le ocurre a ella escapar?.es tan absurdo qe agobia. y luego el tipo corriendo y soltando esa frasicilla final(y vestidod e superman! ) 😐
    líderes y fanatísmo nunca fueron buena cosa.

    me ha gustau, con su toqe de lokura
    hasta la proxima Synn

  9. Sharon Says:

    Si te digo la verdad cuando he empezado a leer no me esperaba que la historia fuera a tratar un tema como el fanatismo….
    Muy bueno Synn, me has sorprendido, una idea muy buena y perfectamente narrada
    Besos!

  10. popi Says:

    Me ha gustado. Está bien escrito, sencillo y directo; la idea es buena, te ríes, te sorprende, te hace pasar un buen rato, que es de lo que se trata. Eso sí: alrededor, aunque suelan ser las cosas que están cerca de algo pero separadas entre sí, es una palabra y se debe poner todo junto, no separado. 😛

  11. kloverkirov Says:

    Lo que me ha costado encontrarte Synn (bueno no tanto jeje) que como no se graba el enlace a tu página en el comentario he tenido que investigar en el foro cuentacuentil (ya había perdido la práctica…con eso de estar metida en tropecientos foros se me va…)

    Bueno vayamos al grano, al relato. Curiosidades aparte (hemos coincidido en el nombre de la protagonista) te diré que me parecido un relato sorprendente y de mucha calidad. La huida del “precursor” del movimiento invita a la reflexión…

    Un besote y hasta la próxima ^^


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: