Pesadilla

16, septiembre, 2008

Frase de Brian E.H.:”Todo comenzó cuando Blanquita se comió a sus cachorros.”

Todo comenzó cuando Blanquita se comió a sus cachorros. Era el tercer fin de semana de Septiembre y había comenzado a llover con furia sobre mí mientras cruzaba a grandes zancadas la polvorienta Calle de La Plata.

– ¡Se los ha comido! – oí que gritaba Amelia desde la casa de enfrente – ¡Blanquita se los ha comido a todos!

Un relámpago amarillento precedió al sonoro trueno que me hizo tropezar con el bordillo de la acera. Un segundo relámpago iluminó mi caída, o quizá se trataba tan solo del Dedo Divino que marcaba de esa forma mi entrada en el extraño mundo onírico en el que me ahora me encuentro…

Cuando Blanquita me cogió con sus patas delanteras y abrió sus fauces para darme un bocado, empecé a sospechar que algo no estaba bien. El tiempo se demoró en su fluir de segundos, y todo comenzó a discurrir a cámara lenta.

– ¡See…los… haa… coo…mii…doo…!

La voz de Amelia sonaba gutural e inconstante. Miré hacia el lugar de dónde creí que venía la voz y vi el cuerpo de Amelia sin cabeza, al lado de una de las enormes patas traseras de Blanquita.

Horrorizado, comencé a patalear, pero mi ascenso hacia la faz del animal continuaba lento e implacable.

– ¡Blanquita! -grité intentando a la vez zafarme- ¡Soy yo! ¡El vecino!

Una brusca sacudida me hizo pestañear. Un relámpago y un trueno. En un abrir y cerrar de ojos he pasado a encontrarme en una caseta de perro, abrazado a cuatro crías recien nacidas. Todo está tan sobredimensionado que ya no me extraña que mi tamaño sea igual al de ellas.

– Es un sueño, un sueño…

Oigo una fuerte respiración sobre mi hombro, y un leve gruñido.

– ¿Blanquita? -Pregunto. Mi voz tiembla. Sigue lloviendo.

5 Responses to “Pesadilla”

  1. Sechat Says:

    Me ha gustado por desconcertante y por la maravillosa descripción de la lluvia de septiembre que tanto me gusta. Es sólo una percepción personal, claro. Por cierto, era ¿un sueño o una pesadilla? Un saludo.

  2. ninive Says:

    Guau! (nunca mejor dicho xd)
    La lluvia otoñal cae sobre la calle de La plata,podría sonar un tango pero el estruendo de un rayo ilumina la mas atroz carnicería!
    Afortunadamente era un.. sueño? Cortaste en el momento justo!!
    Breve como un relámpago pero intenso tu relato Synn.
    Un abrazo!

  3. Metalsaurio Says:

    “Un segundo relámpago iluminó mi caída, o quizá se trataba tan solo del Dedo Divino…” me encanta🙂

  4. lara Says:

    ¡Uf! menuda pesadilla. Escribes de maravilla Synn ¿te lo he dicho alguna vez?
    Muuuuuacks!

  5. Maria Says:

    Últimamente yo he tenido un par de pesadillas muy chungas, pero nada comparado con esta… :S

    No sé, lo “más normal” sería que hubieses perdido práctica en este tiempo lejos de CuentaCuentos y algo parecido, pero… ¡ni por asomo!

    Me gusta el relato (aunque me quede con ganas de más) y me gustan “tus maneras” al contarlo.

    Un placer volver a leerte, como siempre. Un besote!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: