Calabaza

28, octubre, 2008


Calabaza

Originally uploaded by synn_s.

¡¡¡Siii!!!

Ya no me lo esperaba, pero los de Olympus me devolvieron la cámara de fotos, con una lente nueva, y todo entraba en la garantía.

¡Qué feliz soy!

Ahora tengo esta preciosa calabaza a punto de transformarse en linterna, a ver si le saco un ratito esta noche…

 

Peluche se la intentó  comer. Yo prefiero las granadas.

Anuncios

Depredator

22, octubre, 2008

Esta es la historia de cómo caí en las garras de el más feroz de todos los seres de la fauna ibérica: Depredator Máximus.
Hasta el momento el Depredator Máximus había sido amigo mío. Yo había pasado de ser perseguida por él en su más diabólica niñez a ser su confidente.

Mi depredator lo tenía todo para ser vistoso: moreno intenso (tanto piel como cabello), buena altura, abdomen de tablita de chocolate… el mejor en todo aquello que se proponía (desde química a educación física).

Por no hablar de su familia. Eran todos perfectos, desde su hermana, cariñosa, agradable (e incluso miss de las fiestas), su madre, ama de casa que empleaba su tiempo libre (bastante) en hacer cursillos de todo tipo, su padre, el ingeniero (por cierto, también muy atractivo).

En fin, tanto el Depredator Máximus, como su entorno parecían creados cuidadosamente para agradar.

Llegados a este punto de la narración he de aclarar que los hábitos alimenticios de Depredator eran ‘todo lo que nada, corre o vuela, para la cazuela’. Eso incluía rubias, morenas, pelirrojas, altas, bajitas… aunque no siempre fue así. En un principio se dedicaba sólo a las morenas.

Como ya dije, tras mi rechazo inicial, nos hicimos muy amigos. Quedábamos por las tardes para jugar tenis, escuchar música, o simplemente hablar.

El tenía la capacidad de poder hablar durante horas de cualquier cosa. Como buena cotilla que soy, siempre lograba arrancarle alguna anécdota de su última presa, con lo que llegué a conocerle bastante.

Mas de una de sus andanzas sonaba a fantasmada, pero ¿quién no ha exagerado alguna vez?

Una tarde llegué a su casa cuando estaba duchándose, y me quedé en el salón hablando con su hermana para esperarle. Depredator Máximus salió al salón con una pequeñísima toalla alrededor de su cintura, y con gotas de agua aún en la piel.

Aquella visión me produjo tremendo shock, aunque he de confesar que ya le había visto descamisado otras veces; Aquella tarde fue todo bastante confuso, porque a mi dejaron de fluirme las palabras, y a parte de tonterías sólo decía monosílabos y sonreía como idiota…

Al día siguiente estuvimos escuchando música. Casi al final de la tarde me dijo que tenía que contarme un sueño. Salimos al jardín, y nos sentamos en unas jardineras.

Él me miró a los ojos y me dijo que había soñado que me besaba. Y quería hacer su sueño realidad…

El momento en sí fue mágico. Su olor, y la temperatura que desprendía su cuerpo al acercarse a mi. La situación era de lo más bonita, el atardecer, las flores rodeándonos…

Siempre guardaré ese instante en mi memoria.

El hechizo se rompió en el momento en que sus labios rozaron los míos. No sentí nada. El hormigueo desapareció, no hubo fuegos artificiales y todo se llenó de un extraño silencio. Recordé que él era Depredator Máximus, y yo, su amiga, me había convertido en una presa mas.

Reload

15, octubre, 2008


P6050020

Originally uploaded by synn_s.

Extraño la primavera, con su intensidad de colores ( el azulón del cielo, el verde del jardín…).

Extraño que los días se hagan largos, el calor del sol en la cara…

Extraño no tener cámara de fotos.

Extraño lo tranquila que estaba en ese momento, con Peluche pululando a mi alrededor.

Ahora no tengo ni un segundo libre.

Os extraño a vosotros.