No quería repetir.

4, noviembre, 2008

Las cosas no van muy bien, aunque no directamente para mí, pero me entristece lo que ocurre a mi alrededor. Sé que la depresión es algo terrible, y no puedo imaginar qué pasa por su cabeza. No pensaba publicar ésto, quizá lo borre en un par de días, pero lo tenía dentro, y no quiero que siga ahí. Me gustaría ayudar, pero siento que no me escucha…

 *********************************************************************************

No quería repetir, pero un hilo de sangre ya le caía por la comisura de los ojos. No podía seguir llorando.

– ¡Te odio, te odio, te odio! -respiró- ¡¡Te odio!!

No había torturador, pero sí víctima.

Aitana se acurrucó en su cama y se sumió en un gris verdoso duermevela lleno de turbulencias.

Despertó cuando en su sueño sus pies dejaron de pisar la banqueta de madera y su cuerpo quedó suspendido por la soga que le abrazaba ásperamente el cuello. Incorporándose bruscamente en la cama palpó el lugar dónde debía estar aquél sórdido collar. Intentó hablar, y de su garganta salió un gruñido.

Poco a poco empezó a tomar conciencia de su habitación.

Le dolía todo el cuerpo. Eso no era una novedad.

Hacía una hora que él había vuelto a golpear la puerta de la habitación. Esta vez él no había gritado, ni insultado, ni ordenado… le había pedido, quizá con un leve temblor en la voz, que saliese del cuarto.

– ¡Déjame! ¡¡No voy a salir nunca!!

Llevaba casi dos días sin salir de allí. Había llorado sobre la cama, sobre la alfombra, y entre las ropas que había sacado del armario y esparcido por todas partes.

Había bajado la persiana, por si a él se le ocurría subirse a una escalera y espiar su desesperación.

Volvió a tumbarse en la cama, sin ganas de nada.

– Aitana, sal, por favor… -dijo una voz desesperada.

– ¡¡Noooo!! ¡¡Es tu culpa!! 

– ¡Aitana! -él estaba muy asustado, y ella lo notaba aún sin verle- Todo está en tu cabeza, tienes que pasar página…

 ¡Te odio, te odio, te odio! -gruñó- ¡¡TE ODIO!!

 *********************************************************************************

Con una frase de El Cuentacuentos.

10 Responses to “No quería repetir.”

  1. Maria Says:

    No quiero ni imaginarme lo que tiene que sentir la persona que golpea la puerta y, claro, tampoco lo que siente la protagonista. Es muy duro, realmente duro. Leerlo crea una impotencia bestial, sobre todo porque en esta ocasión no hay a quién culpar…

    Realmente bueno. Tan bueno como duro.

    Un besito!

  2. Sechat Says:

    Un relato muy duro. Lleno de rabia contenida aunque quizá no bien enfocada, como suele ser habitual cuando uno se ofusca. ¡Ojalá esa persona de la que hablas que lo está pasando mal te escuche y reaccione! Un saludo.

  3. Malvi Says:

    Hola.

    Creo que es el rlato más duro que he leido, claro, me dirás que entonces he leido muy poco… pero en serio es duro este relato, alguien ha comentado que sientes impotencia al leerlo… y es cierto, se palpa la desesperación de la protagonista, y el que golpea en la puerta…

    Me ha impactado, FELICITACIONES

    Saludos..

    Te inivto a leer mi relato, que es más cuento que otra cosa, no es tan duro, ni tan impactante… en serio impactada me quedo, no es lo mismo ver estas cosas en la tele que leerlas… es genial.. felicidades de nuevo

  4. ninive Says:

    Me impacta el blanco de tu blog,seguramente por el contraste me diría a mi mismo,pero es que ademas es como si tuviera volumen,profundidad,y como de esa nada o principio consigues emerjan relatos,los que te he leído,tan llenos de vida como al mismo tiempo con tanta fuerza al expresar momentos de ella.Y en éste a esa fuerza le unes ese lado oscuro o más bien cruel de una vida que tanto esfuerzo y reaños y sufrimientos y esos gritos del alma al silencio que parecen empequeñecer a uno ante tal situación.
    Maravillosamente narrado a uno y otro lado de la puerta,con que crudeza y esa rabia a un lado y la en principio calma del otro,un abrazo fuerte Synn!!

  5. Scry Says:

    :s
    no sé ni qué decirte… porque sólo se explican las bases de lo que ocurre, pero parece bastante duro.
    espero que todo acabe saliendo bien,
    un beso

  6. lara Says:

    Es importante que lo hayas sacado fuera. Sea lo que sea espero que se solucione pronto.
    Muuuacks!

  7. Wendeling Says:

    Dolor y escalofríos, porque yo he sido la persona escondida, aunque en mi caso si tenía una razón.

    Besos de una maia.

  8. sara Says:

    Dices mucho con pocas palabras, sabes jugar bien las cartas para crear una atmósfera que cuente la historia por ti. Bien hecho.

    Por cierto, me encanta el diseño de tu blog.

    Un saludo

  9. Veronica TM Says:

    uy, que dolor en esas vidas! el alma sangra y no hay a quien culpar, aunque creamos que si.


  10. Un relato muy corto y que sin necesidad de tantos rebuscamientos y explicaciones revela mucho.

    Yo creo que es igual el sufrimiento de la persona que trata de hacer que Aitana salga de su habitación y de las 4 paredes de ese ensimismamiento que a su vez también la encierra.

    Creo que es muy desesperante el querer ayudar a alguien y ver que aún así no puedes hacer nada por esa persona, porque la única solución para salir de eso, la tiene únicamente ella misma.

    Saludos y buen post.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: