La enferma imaginaria

5, octubre, 2009

Puede parecer una obviedad que en este relato aparezca un médico. Quizá no lo es tanto que su desenlace sea el Gran Monstruo de Espaguetti Volador.

Supongo que todo en esta vida es casualidad. Una vez comí demasiado; me dolió tanto la tripa que decidí dejarlo y dedicarme a un pasatiempo más sano: la velocidad.

Fue ese mismo día, cuando Alberto Núñez, después de hacer un poquito la pelota a su jefe, salió a la calle y cruzó sin mirar. Realmente, decir que cruzó no es hacer honor a la verdad. Alberto Núñez, administrativo y pensador, puso un pié en la calle (a cinco metros del paso de peatones) y giró la cara y medio cuerpo para mirar un par de pechos que se encaminaban hacia el edificio del que él mismo salía. No estuvo girado mucho tiempo porque una espalda tapó ese par de pechos enseguida, y él, como a cámara lenta volvió a encauzar su cuerpo hacia la acera opuesta, en su dirección prefijada.

Para él fue mala suerte que fuese precisamente yo, quien después de un serio dilema entre lo prohibido y lo correcto, condujese la bicicleta de mi hermano pequeño. Aclaremos que quien iba sin frenos era el vehículo y quien sin sentido del equilibrio yo.

Eso nos llevó directos a ese pasillo de paredes blancas alicatadas de suelo a techo, olor antiséptico y muy poca salud contenida del que no tardamos mucho en salir. En realidad, Él sólo tenía la nariz rota, y yo un esguince fingido en la muñeca derecha y un par de peladuras en las rodillas. El médico ni nos miró.

 Para mí fue un comienzo.  

Alfonso Núñez, pese a una patológica fijación por los pechos  que no entiendo  y  a su manía congénita de hacer la pelota a todo el mundo, es un buen tipo. Gracias a él, ahora mismo estoy en la Puerta del Sol extendiendo una pancarta, con una ametralladora al hombro y me dispongo a limpiar los caminos del Gran Monstruo Espaguetti de cuantos espagnósticos y ateos me sea posible.

Anuncios

10 Responses to “La enferma imaginaria”


  1. Jaja, que sorprendente!!
    Me encanta cómo cuentas cómo conociste a Alberto, está muy bien llevada esa parte, el cúmulo de casualidades 🙂
    Enhorabuena!

  2. ninive Says:

    La realidad atropellada por la imaginación, mas bien vencida y no en escenarios lejanos y especiales, sino en su propio terreno de un día cualquiera.
    Y es que por la calle puede pasar la originalidad montada en bici.
    Muy bueno! Un relato hecho de buena pasta 🙂

  3. Emma Says:

    Jajajajaja!

    Me ha encantado. Llevadero, fluido y divertido.

    Un saludo!

  4. Esther Says:

    ¡Ja,ja! Me hace gracia tu mote porque es exactamente el nombre que me puse en un juego on-line, sólo que yo lo escribo Sinove. En realidad quería poner Sinové pero, el juego no me dejaba poner acentos. Era un nombre que me inventé y creía que era único hasta que ahora te encuentro a ti.

    Yo tb opino como Enma y sí, ¡muy divertido! ¡Ay! todos los hombres son iguales XD pero, se ve que hay veces que por casualidades se puede conocer a alguien. Si a tus personajes les dura, son muy afortunados.

    Un saludito y encantada 🙂

  5. Jara Says:

    Se agradece leer este tipo de historias locas, salirse un poco de lo normal y dejar volar la imaginación.

    1 besote y unas risas q me llevo con tu relato.

  6. Paula Says:

    Una historia muy divertida y original. Me ha gustado mucho leer algo diferente.
    Saludos

  7. angelical Says:

    No hay causa perdida por muy absurda que parezca y tu final lo demuestra . Un texto muy, muy divertido y con descripciones originales y bien colocadas.

  8. Reithor Says:

    Hola. Pues la relación con la foto, na, es promoción no nos vamos a engañar. Básicamente es una conversación entre el sistema/carrera científico/a y un (no tan) joven investigador.

    Publica tu historia cuando quieras, que esto es para pasarselo bien, nada de normas.

    Un abrazo

  9. nesty28 Says:

    Pero si lo haces fenomenal! De verdad! A mi, a diferencia de Alberto, no me sale hacer la pelota


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: