Respira, 1, 2, 3…

29, agosto, 2011

 

¿Os acordáis de un tipo que dije que había cambiado? Pues me equivocaba. Sigue siendo machista, manipulador y un cabronazo de cuidado.

Ahora creo que todo eso de parecer una persona nueva era una estrategia, porque no se atrevía a ir a una agencia de viajes y planear unas vacaciones.

[Y porque es un inútil que necesitaba que le ayudasen con la puesta a punto del coche…]

¿Se nota que me tiene contenta?

Lo primero de todo fue que él ponía el coche, y pagábamos la gasolina a medias. Bien [Al final terminamos pagándola toda nosotros]. En el momento en el que subimos al coche deja de ser amable y empieza a exigir. Que si consume mas de lo que había planeado, que si hay que ponerle más al depósito, que si hay que parar muchas veces para que él estire las piernas, que si salimos por la noche para que no le entre el sueño [es una persona que ODIA madrugar]. En fin, que vale a todo.

Cada hora vamos parando. Vamos cabeceando todos. Y digo todos, porque en una de éstas dice que lo que quería era fumar, pero pegó un volantazo que vimos el quitamiedos a un palmo. Yo estoy en que se durmió. Ahí comenzó a ponerse de mala hostia. Cogió el bolso de su mujer y se lo tiró a la cara, y comenzó a insultarla porque ella no le había preparado el cigarro y había tenido que preparárselo él, y por eso casi se sale de la autovía. [A todo esto hago un inciso, de los cuatro que íbamos en el coche ninguno fuma y uno es un niño. íbamos todos asfixiados porque no nos dejaba bajar la ventanilla y él es una chimenea]. Luego empezó a decirnos que la culpa la teníamos nosotros por dormirnos y no estar atentos a la carretera, que estaba en juego nuestra vida [O_o].

A partir de ahí fue un quejarse por todo. Que si él no quería meterse en el peaje, que porqué no le habíamos avisado. Que no llevaba suelto para el peaje, que si mecaguiendios… y luego llega a el hotel. Que si valla mierda, que si que lejos, que si la comida está malísima, que si mi almohada está muy dura, que si mi aire acondicionado no funciona…

Y todo esto es hablando en general, porque luego está cuando la tomó conmigo, pero eso ya es tema para otro post.

El tío no salía del hotel ni a tiros, y mira que no le gustaba. Al principio su mujer y su hijo venían con nosotros a la piscina, o a pasear por las noches… y luego les dijo que las vacaciones eran para pasar en familia, y que ellos tenían que ir donde él fuese.

Cada vez que él salía había que hacer lo que a él le apetecía, variando de si su humor era bueno o malo pero en el fondo siempre igual. Creo que tiene complejo de patriarca. Su hermano dice que son celos de todo lo que le rodea. No había día que no discutiese con alguien, conocido o desconocido, pero en fin.

Lo mejor pasó al volver. A parte de que tenía el gracioso subido e iba pegando volantazos para hacerse el machote y riéndose, y de estar todo el rato preguntando si íbamos bien por esa carretera [tenía miedo de meterse en un peaje otra vez –el muy inútil-], cuando llegamos me quería dejar en la gasolinera, en medio de la autovía y a… digamos, unos kilómetros de casa, porque él quería irse de cumpleaños y no quería pasar por el pueblo.

Nos quedamos todos a cuadros, mi chico, su mujer y yo, pero ya me tenía hasta los mismísimos y yo lo que quería era bajarme y no volver a ver su cabezota en una buena temporada. Convencí a mi chico para que se fuera con ellos al cumpleaños, y con las maletas, y a mi me dejaron relativamente cerca de casa de mi madre.

Con todo esto, no me gusta criticar, pero éste tipo me puede. Siento la chapa del post, pero tenía mucha rabia acumulada. 

Si alguna vez vuelvo a creer que ha cambiado, o intento llevarme bien con él, por favor, no me matéis, pero dadme un buen cogotazo.

Y por supuesto, no me dejéis que vuelva a fastidiarme las vacaciones yendo con él a ningún sitio.

Despierta.

9, agosto, 2011

 

Después de una semana sin dormir, o sin dormir bien al menos, he conseguido despertarme [¡si!] de buen humor y con ganas de hacer cosas.

Llevamos lo que  va de mes sin salir a andar [os dije que salía a andar cada noche, aunque eso realmente era pasear] y lo que hago ahora es vegetar junto a mis cuñados en un parque cercano a casa mientras el nene juega con otros nenitos.

¡Por dios! Vegetar es horrible. Y si encima no duermes bien y/o te duele la espalda, la velada se convierte en un preludio al infierno.

Acompañemos la situación con pipas, ganchitos, coca-colas…

Obviemos las risotadas de Novio y Cuñado jugando a agarrarse de los huevos [no creo que llegue a entenderlo nunca…]

Veamos, tenemos a una Synn que está echando tripa… y que  vegeta. Con sus gordas pantorrillas, dando patadas al aire,  mirando al infinito con ojos perdidos… en un parque infantil.

Una señora que conozco bien, cuya hija se ha casado hace unos meses, de mi edad, y con la que solía verme en la playa, me dice:

– ¡Synn! ¡Éste año no vas a la playa! ¡¡y el año que viene si tienes el crío tampoco irás!!

– Pues que yo sepa – Contesté con voz fuerte- No hay ningún crío en proyectos ni para ahora ni para el año que viene. ¡¡Y encaso de que decida tener uno igual me lo llevo!!

Mi chico dice que la mujer se fue todo roja. La verdad es que no me fijé.

Y hoy que él no está, no pienso salir al parque. He pasado la tarde en mi charquito de agua, tomando el sol y chapoteando… y esta noche ¡ya veré que pasa!

¡¡Te extraño!!

7, agosto, 2011

P6110003-2

Por tanto que lo nuestro sea pelear,

¡¡Te extraño mucho!!

 

La verdad es que mi cuñado se está portando. Desde que nos mudamos había estado muy distante.

He de aclarar que con mi cuñado he tenido muchos roces. Una vez me llegó a comparar, estando yo presente, con otro familiar al que no traga, sus palabras textuales fueron: ‘Es que con Fulano tendría que ser como con Synn, no me cae bien, pero guardamos las formas, disimulamos’.

¿Y porqué no le caigo bien?

Bueno, eso podría valer para una tesis.

Yo sospecho que es porque quería haberse liado conmigo y le rechacé. Lo sospecho porque me han llegado rumores de que el dijo que si que nos habíamos enrollado [estoy hablando de hace milenios] … en fin.

Otro motivo puede ser que soy de las pocas personas que tienen el valor de refutarle sus ideas obsoletas y machistas con motivos razonados.

Peeeero… parece que ha cambiado. Desde nuestra última discusión gorda, en la que traté de defender a mi amiga [y su pareja, por cierto], no había vuelto a hablarle. He hice todo lo posible por hacerle ver a su hermano mis motivos para no ir a cualquier sitio en el que él estuviese.

En fin, que pasó el tiempo y mi cuñado debió ver que ir gruñendo y discutiendo con todo el mundo por la vida, no era si no una forma de quedarse solo. Y ha cambiado.

Ahora parece una persona mas razonable. Yo tengo la precaución de no meterme en su vida, ni en su familia, y me muerdo la lengua cada vez que mi mente trata de corregirle un error… he incluso trato de ser simpática. Pero eso sería tema para otra tesis… porque tiene tela.

El caso es que últimamente le acompañamos al parque porque lleva a su hijo a jugar allí de vez en cuando. En un momento dado, nos quedamos solos y me dice:

– ¿Qué tal tu abuelo?

– Está igual, lo tienen sedado, lleno de tubos…

– Pero ya no os han dado esperanzas, ¿verdad? – me mira – En éstos casos es mejor que se muera. O que se cure o que se muera, pero que no esté allí en el hospital.

Claro que no dije nada. Yo AMO la vida. Y si el abuelo tiene que estar tres meses y le curan, pues tres meses. Y nadie me ha dicho que esté desahuciado, así que no lo voy a pensar.