Mi madre me pone trágica.

29, febrero, 2012

Mi madre núnca me ha apoyado en nada. Yo JAMÁS he tenido la razón.

Que de pequeña una niña me estiraba del pelo: ‘Algo le habrás hecho a esa niña‘ –  Sí, claro, parsar por allí.

Que un niño me quitaba un juguete en el cole: ‘¿Seguro que no se lo has dado? Pobrecito, a lo mejor no tiene juguetes‘.

He discutido con Fulanita porque siempre me toca esperar a mi ‘¡Es que no tienes paciencia!’

Que apruebo el carnet de conducir a la primera: ‘Y yo que quería que hubieses tardado tres mesecitos más‘ – ¿Cómo? ¿Ni felicidades ni nada? ¡¡no te estoy pidiendo ni un coche ni dinero para comprarlo!!

 

Son ejemplos tontos, pero que unidos a otros más o menos graves, empiezan a formar una montaña. Y una, que es un poco lenta pero no es tonta, deja de contarle las cosas a su madre.

La madre se queja de que no hay comunicación: ¿Para qué te voy a contar nada si todo es culpa mía o lo he hecho mal?

Pero una, como es muy despistada y olvida pronto, le cuenta a su madre que el último día no lo pasó bien en patchwork porque había unas compañeras nuevas que hacían mucho ruido y hablaban a gritos, así que en vez de relajarme que es a lo que suelo ir, me estresé. Y le digo que me molestó que se metieran directamente conmigo porque no me gusta hablar cuando no tengo nada que decir. ¿Y qué me dice ella? Que no tengo que ser así. Que tengo que aguantar, porque igual me tengo que ir a trabajar a un bar.

¿¿Queeé??

A joderse y a aguantarse. El Ajo y Agua de toda la vida.

Cuando yo tenga que ir a trabajar a cualquier parte, me pagarán por aguantar a quien sea, y no como ahora que yo pago por hacer un break en mi mierda de vida y relajarme.

Sus lemas de vida debe ser: Los demás siempre tienen la razón, menos mi hija. Y hay que aguantarlo todo por vivir en sociedad. No quiero ser extremista, ni darle importancia a cosas que no la tienen, pero me quema ése espíritu sumiso. De hecho era un comentario casual que no quería que fuese a más.

Pero ella me enciende. Me pone automáticamente en guardia y en contra de sus palabras. Me pone trágica.

Cuando le he dicho que no tengo necesidad de pasarlo mal ahora, poco le ha faltado para decir que seguramente todo han sido imaginaciones mías, insiste en que no tengo que ser así.

¿Que no tengo que ser cómo? ¿Ser menos yo? Genial.

Supongo que ella es uno de los motivos por los que tengo tan poca confianza en mi misma, y soy tan poco positiva. Nunca lo suficientemente buena, nunca ni siquiera algo especial. ¿Ser menos yo? Perfecto.

P.D. Y que conste que aprecio mucho a mi madre, que creo que no hay que darles la razón en todo a los hijos… pero ¿Qué hay de alguna muestra de apoyo de vez en cuando?

Entrada 220 + 1

13, febrero, 2012

Ocurre que a veces te acostumbras tanto a una persona, que se hace importante en tu vida. Me ha pasado muchas veces, y casi siempre ha terminado en pérdida.

El primer caso y da la casualidad de que hoy habría sido su cumpleaños, fue mi padre. Era la persona que mejor me conocía, y que habría hecho mi vida diferente de haber seguido aquí. Pero murió.

Sé que a los muertos se les idealiza, que terminamos viendo sólo lo bueno, pero es que a mi me pasa eso con todo el mundo. Sería larga la lista de difuntos, pasando por abuelos, tíos, padre, amigos del colegio… pero no la quiero detallar ahora.

La muerte no es la única forma de dejar de ver a alguien a quien te has acostumbrado. A veces, te acostumbras al novio de tu mejor amiga, y cuando rompen, nada vuelve a ser igual. Simplemente desaparecen, o uno u otro, y en ocasiones incluso ambos.

Te planteas si realmente hubo amistad ahí. Te planteas si tu concepto de amistad es diferente al del resto de los mortales.

Source: vi.sualize.us via Heather on Pinterest

Pero con internet, las formas de amistad hacia los demás han cambiado. No tienes porqué conocer físicamente a la otra persona, pero a veces te acostumbras a sus comentarios, a sus mensajes en twitter o cualquier otra red social.

El problema es cuando te enganchas a sus palabras de algún modo, y de pronto desaparecen sin decir nada.

Entramos en una parte en la que es obvio que cada uno tiene su vida y no le debe nada a alguien que ha conocido por casualidad en internet. Pero es tan triste desengancharse de golpe de alguien que te escuchaba, o con quien te sentías identificado en algunos aspectos o conversaciones escritas…

Hace años me pasó con una chica que escribía un blog y que comentaba en el mío. De pronto un día desapareció. Años después me llegó un mensaje de una conocida suya diciéndome que estaba bien pero había cambiado radicalmente de vida.

Últimamente me cuesta confiar en las personas, porque de una forma u otra terminan desilusionándome. Das-recibes-das… y tarde o temprano se crea un gran vacío. Odio salir de mi madriguera para luego tener que volver otra vez al vacío de la soledad.

En esas cavilaciones estaba, cuando recordé que el año pasado me obligué a pensar siempre en el mantra positivo: VIVE EL MOMENTO.

Source: urbanbedougirl.com via Thauna on Pinterest

Para dejar de sufrir, disfrutemos el presente sin esperar nada del futuro. Sacar lo mejor de los buenos momentos con cada amistad o ser querido cuando llegan, porque nada en la vida es eterno.

P.D. Feliz cumpleaños papi.

Triste

9, febrero, 2012

Hoy tengo uno de esos días en los que no puedo evitar estar triste, pero una tristeza grande, rara y muy general.

Source: weheartit.com via Li on Pinterest

 

Me gustaría decir que estoy triste por lo que otras personas me hacen sentir pero el médico me ha dicho que no debo tener tanta empatía.

¡Qué demonios!

Me he enterado de que una amiga tiene un cáncer que me da mucho miedo porque yo misma estoy en uno de los punto de riesgo, genéticamente hablando, y obviando el de pulmón, por supuesto.

¿Cómo afrontas una metástasis con 28 años? Es tan horrible… ya lo he vivido de lejos una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez.

No se puede vivir con miedo, pero no deja de parecerme triste.

Y aunque no quiera pensar en eso, mi cabeza loca vaga por mil y un problemas, reales y/o imaginarios, que no siempre están ahí, pero que de pronto llegan y parece como que no quieren irse.

Source: aneen-alrooh.deviantart.com via Patricia on Pinterest