Entrada 220 + 1

13, febrero, 2012

Ocurre que a veces te acostumbras tanto a una persona, que se hace importante en tu vida. Me ha pasado muchas veces, y casi siempre ha terminado en pérdida.

El primer caso y da la casualidad de que hoy habría sido su cumpleaños, fue mi padre. Era la persona que mejor me conocía, y que habría hecho mi vida diferente de haber seguido aquí. Pero murió.

Sé que a los muertos se les idealiza, que terminamos viendo sólo lo bueno, pero es que a mi me pasa eso con todo el mundo. Sería larga la lista de difuntos, pasando por abuelos, tíos, padre, amigos del colegio… pero no la quiero detallar ahora.

La muerte no es la única forma de dejar de ver a alguien a quien te has acostumbrado. A veces, te acostumbras al novio de tu mejor amiga, y cuando rompen, nada vuelve a ser igual. Simplemente desaparecen, o uno u otro, y en ocasiones incluso ambos.

Te planteas si realmente hubo amistad ahí. Te planteas si tu concepto de amistad es diferente al del resto de los mortales.

Source: vi.sualize.us via Heather on Pinterest

Pero con internet, las formas de amistad hacia los demás han cambiado. No tienes porqué conocer físicamente a la otra persona, pero a veces te acostumbras a sus comentarios, a sus mensajes en twitter o cualquier otra red social.

El problema es cuando te enganchas a sus palabras de algún modo, y de pronto desaparecen sin decir nada.

Entramos en una parte en la que es obvio que cada uno tiene su vida y no le debe nada a alguien que ha conocido por casualidad en internet. Pero es tan triste desengancharse de golpe de alguien que te escuchaba, o con quien te sentías identificado en algunos aspectos o conversaciones escritas…

Hace años me pasó con una chica que escribía un blog y que comentaba en el mío. De pronto un día desapareció. Años después me llegó un mensaje de una conocida suya diciéndome que estaba bien pero había cambiado radicalmente de vida.

Últimamente me cuesta confiar en las personas, porque de una forma u otra terminan desilusionándome. Das-recibes-das… y tarde o temprano se crea un gran vacío. Odio salir de mi madriguera para luego tener que volver otra vez al vacío de la soledad.

En esas cavilaciones estaba, cuando recordé que el año pasado me obligué a pensar siempre en el mantra positivo: VIVE EL MOMENTO.

Source: urbanbedougirl.com via Thauna on Pinterest

Para dejar de sufrir, disfrutemos el presente sin esperar nada del futuro. Sacar lo mejor de los buenos momentos con cada amistad o ser querido cuando llegan, porque nada en la vida es eterno.

P.D. Feliz cumpleaños papi.

4 Responses to “Entrada 220 + 1”


  1. Buena reflexión. Me siento identificado.

  2. Zana Says:

    Siempre se echa de menos a las personas que nos han aportado algo, bueno o malo, para hacernos más felices… Sino, serías una desagradecida.

    Pero tenemos que tener muy presente que la vida es como un río, las agujas no dejan de cambiar, fluyen y desembocan en un mar feliz y hay cosas que nos llevamos con nosotros y cosas que se quedan en su sitio que nos han aportado ser un agua más sana. Tenemos que tratar de dejar los residuos en donde corresponde y llevar con nosotros un caudal lleno de sabiduría y felicidad.

    Te he echado mucho de menos :-***


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: