El entierro de mi tía-abuela.

18, julio, 2012

Hoy he conocido a dos hermanastras de mi abuela en el entierro de mi tía-abuela. Es posible que ya las huviése visto anteriormente en algún evento de éste tipo, pero no las recordaba.

El momento en sí ha sido extraño, no sabía si debía darles el pésame o decirles lo encantada que estaba de conocerlas. Al final me he sentido como una niña de diez años a la que obligan a besar a todas las abuelas del mundo: Me he callado y no he dicho nada.

Mi tía-abuela no tenía muchos amigos, porque pasó un tercio de su vida discutiendo con todo el mundo por herencias y amoríos de no muy buen fin para sus contrarios. Aunque es cierto que todo el mundo tiene el mismo fin tarde o temprano… Tenía los mismos ojos pequeñitos y verdes de mi abuela, pero un caracter totalmente opuesto, cada persona es un mundo.

image

He cogido una rosa que se calló de su ramo de flores tras la comitiva. Luego he descubierto que una de mis tías ha cogido otra rosa, mi madre un clavel…  Supongo que las flores han sido como lágrimas que se han ido derramando en su despedida.

3 Responses to “El entierro de mi tía-abuela.”

  1. carlos Says:

    Un abrazo enorme.

    Hay que seguir adelante Synn, ánimo!!

  2. LaMary Says:

    Un besote grande!!

  3. MaRtUChiS Says:

    A veces las flores ya secas y guardadas en un libro es el único recuerdo tangible que te queda de una época o tal vez de una persona.

    Nada es permanente en este mundo, ni siquiera el paso de las personas en nuestra vida.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: