El miércoles ha sido más de lo mismo.

Aunque recibí un pack de bombones, y jugué a hacer deporte.

Anuncios

Igual que el año pasado, ésta vez quise hacer mi semana de la vida. El problema es que no estoy muy inspirada y no hago nada nuevo… pero en fin, aquí está.

Lunes

Me desperté a las 8:05, hice las tareas de la casa, la lavadora se comió mi neceser favorito, planché, preparé un post de manicura para mi otro blog, cené Lasaña y ví Tu cara me suena en la tele.

Una vida fascinante.

Martes

Me desperté muchísimo más tarde. Total, para lo que hay que hacer… al final aún no ha empezado ése curso que tengo pendiente, así que el día es muy parecido al anterior. Desayuno, ducha, paquetes recibidos, tareas de la casa, té calentito, ir a la compra, acompañar a la Sra madre (y contar las veces que pasó la ITV el coche), más compras, decido hacer galletas, me las como y un poquito de whatsapp antes de dormir.

La nena.

12, noviembre, 2012

Ayer tenía un botecito de cacao en el bolsillo. La nena me vio usarlo. A los cinco minutos, La nena lo tenía en la boca.

El botecito en cuestión era más pequeño que una moneda de 20 centimos en su circuferencia, y de un dedo de grosor… La nena podía habérselo tragado, y nadie le dijo nada.

La cogí en brazos y traté de explicarle que no estaba bien quitarle a la gente objetos de los bolsillos y llevárselos a la boca, que se podía haber ahogado, y que es mejor pedir ayuda a la hora de intentar abrir botecitos de cacao.

La gente me miraba como si estuviera loca… pero nadie dijo nada. Todo el mundo volvió enseguida a mandarse whatsapps. La nena, se puso a llorar.

Source: silhouetteonlinestore.com via Laura on Pinterest