Dos extraños

19, septiembre, 2008

Siempre soñé con convertirme en una parte de tí. Tus gafas por ejemplo. Viajar a tu lado pegada a tu nariz, viendo lo que tu miras…

Estar cerca de tus suspiros, notar el rubor de tus mejillas y apoderarme de tu esencia desde un lugar privilegiado.

Estar junto a tí, sí…

Estando tan pegada a ti seguirías sin notar mi presencia, pero por las noches me cogerías entre tus manos, y con una caricia repasarías mis curvas, me darías tu aliento… estaríamos por unos intantes siendo cómplices de un momento sólo nuestro, disfrutándo de nuestra cercanía… y luego me dejarías en la mesilla, junto a tu cama, para que vigile tus sueños.

Y no seríamos dos extraños…

Post original, 11 de Septiembre de 2006.

¿Puedes creer que me pongo a leer cosas que escribí hace tiempo, y me entretienen igual que si las estuviese leyendo por primera vez?

Creo que es porque en el fondo son una parte de mi que necesita continuación, y me engancha… ¡Qué egolatra soy!

De todas formas no consigo hacer algo lo suficientemente largo…

Anuncios