Pipas

22, septiembre, 2012

Se me ocurrió poner en facebook e instagram, no recuerdo si también en twitter, una foto de mis pies. http://instagr.am/p/P2Z84vM3Pz/ Escribí algo parecido a: Todavía hace temperatura para tomar pipas en el parque.
La verdad es que dije lo de las pipas porque estaban en el suelo, aunque ésas en concreto no me las había comido yo.
Las replys me han hecho pensar, porque confieso que otras veces sí que he tirado cáscaras al suelo.
Si yo hubiése sido famosa ésa foto habría dado la vuelta al mundo acompañada de palabras como cochinao guarra. Tengo que ser más cuidadosa, tanto con el medio ambiente como con las cosas que publico sobre mi.
Afortunadamente no soy famosa, y poco importa lo que yo haga.

Anuncios

Ya viajamos menos. A Capital City solo voy [con suerte] una vez al mes.

Pero cuando frecuentaba el transporte público todos los días, me hacía amiga de los conductores. Algunos son bien majos, y podías contar con ellos si llegabas  un minuto tarde, o si cortaban alguna calle… Siempre es bueno tener contactos.

image

Lo malo es cuando los conductores se vuelven locos y te hacen la vida imposible, incluyendo amenazas [como nos ocurrió hace dos veranos]. Desde entonces nos cuesta confiar en la gente un poco más.
Ya sólo nos sentamos delante con alguno de los viejos amigos.
image

Y vomito arcoiris al ver cómo los nuevos tratan de ligar con jovencitas, y ver que a ellas les gusta el tonteo. ¡Dios Mio! ¡Qué mayor me estoy haciendo!

Hoy me vuelve a doler la cabeza. Y digo vuelve, porque desde que empezó el calor, todos los días está ahí, dale que te pego, y no para hasta que me tomo algo y me hace efecto.

De todas formas, hoy fue mi control de peso y como recompensa por no haber adelgazado me tomé una chocolatina. Quizá el chocolate no me sienta muy bien…

O quizá es el cambio de temperatura, porque en la calle hace calor, y en el mini-piso frío, sí,frío. Tengo que dejar las ventanas abiertas para que entre el calor de fuera. Ya me quejaré yo en verano, ya…

La Radio

19, enero, 2012

Hace algunos años [Quizá mil], hubo que hacer una encuesta para la clase de estadística.

Recuerdo perfectamente cómo una de las preguntas era:

¿Cuál es tu música favorita?

Lo que me sorprende, quizá más hoy que entonces, es que la respuesta mayoritaria fue:

La que ponen en la radio.

Source: bing.com via Nasie on Pinterest

 

Ésto me dice [a parte de lo poco originales que eran mis amiguetes por aquel entonces], que quizá sí que estaba presente en nuestras vidas.

¿Creéis que ahora la radio se escucha tanto? Si hiciésemos la misma encuesta entre chavales de las mismas edades… ¿Serían las mismas respuestas?

No creo.

Pero de todas formas, hoy es el 75 aniversario de la radio.

¡¡Felicidades!!

Tristeza

22, diciembre, 2011

Tristeza

Cuando descubres que tus ex-compañeras de trabajo se han estado escribiendo entre ellas

Y a ti no te han escrito.

¿Rabia?

Por un momento quizás,

Pero luego piensas que tu tampoco las has escrito a ellas.

Y piensas de nuevo:

Normal, si yo no doy, no me van a dar.

Entonces te preguntas porqué no las escribiste tu,

Y te respondes que sí que empezaste a escribirlas,

Pero como no contestaban lo dejaste.

¿Y ellas que dicen?

Una perdió tu móvil.

Otra estaba muy ocupada con su vida.

Si, tu también perdiste el móvil, y estabas muy ocupada.

Pero estás triste,

Porque en su momento creías que eran amigas.

Sin duda eran amigas entre ellas, pero no contigo.

¡¡Qué triste!!

PALMATORIA

15, noviembre, 2011

Dice mi queridísimo Wordreference:

wordpalmatoria.jpg

Así que, básicamente, ésta no es una palmatoria. Aunque sirve para lo mismo, y así nos lo hicieron llamar en clase.

Aunque si lo piensas bien, lo único que le falta es el asa… y la vela, claro.

PB080033

Os dejo un enlace del paso a paso por si a alguien le interesa meterse en materia. Hice pocas fotos, pero creo que con  unas pocas palabras podré explicarlo bien.

Mi latino

21, julio, 2011

 

Cuando era pequeña y estábamos en casa de mi amiga G viendo videoclips [bueno, quizá no era tan pequeña, digámosle que era más adolescente de lo que soy ahora] cada vez que salía Marc Anthony, mi amiga decía:

“Mira Synn, el latino ese que te gusta.”

Me gustaba mucho su voz. Me sabía sus canciones de memoria, e hice que le gustase su música a todo el que podía [una, que puede llegar a ser muy pesada].

Con el tiempo me llegó a parecer guapo. Supe que era enfermizo cuando Marc me comenzó a recordar al novio de mi amiga [y por supuesto que no se lo dije ¿Creéis que estaba loca?].

Entonces decidí desengancharme y dejar de escucharlo. Creo que mi siguiente obsesión musical, en cuanto a voz se refiere fue Rob Thomas, pero esa es otra historia.

El caso es que por aquel entonces mi amiga, su novio y yo éramos muy amigos, íbamos a todas partes juntos, salíamos a jugar al baloncesto, a la discoteca light… [OMG, ¡¡Yo era una sujeta velas!!]. Quizá por eso la parejita feliz decidió buscarme un novio, amigo de él, por supuesto, y yo acepté la cita a ciegas, entre encantada, sorprendida y nerviosa.

Resultó que al amigo en cuestión le llamaban El perro, porque le gustaba llevar un collar de púas…

“Éste es mi amigo Perro, Synn . Perro, ésta es Synn. G y yo creemos que os gustáis y hacéis buena pareja, así que porqué no vais a dar una vuelta…”

Y nos fuimos a dar una vuelta. El chico tenía unos ojos preciosos. Intentó ser simpático. Pero imaginadme a mi, en plena crisis adolescente romanticona. Si Marc Anthony me parecía guapo solo por que tenía una voz preciosa…

Y me plantan a un tipo que hacía gorgoritos con la voz, llevaba su atuendo mas heavy, arrastraba los pies y tenía esos pelitos rubios repartidos por toda la cara… rubios y con pinta de pinchar. Que el tío se me acerca como con intención de darme un beso. Que yo me levanto como un resorte del banco en el que estamos y le tiendo una mano [Ese es otro trauma infantil de mi vida. Odiaba los besos. Y más los que me recuerdan a mis tías abuelas –esos besos que pinchan-  Siempre que puedo, doy la mano…].

“Encantada de conocerte… Perro, [hay que ver qué repipi he sido siempre] pero tengo que irme o voy a llegar tarde. Nos vemos, ¿eh majete?”

Y por supuesto que hice todo lo posible por no volverle a ver. Mi amiga G dice que él se quedó encantado y que preguntaba que cuando nos íbamos a volver a ver y que si le daba mi teléfono.

“Noooo.”

P.D. Ains, mi Marc.

¿Quién va a conformarse con Perro teniendo a Marc tan cerca? Es como resignarse a que el destino te atrape en el presente con toda su inevitable crueldad, tristeza y aplastante razón.

¡Luchemos!

¡¡NO AL CONFORMISMO!!