Ya viajamos menos. A Capital City solo voy [con suerte] una vez al mes.

Pero cuando frecuentaba el transporte público todos los días, me hacía amiga de los conductores. Algunos son bien majos, y podías contar con ellos si llegabas  un minuto tarde, o si cortaban alguna calle… Siempre es bueno tener contactos.

image

Lo malo es cuando los conductores se vuelven locos y te hacen la vida imposible, incluyendo amenazas [como nos ocurrió hace dos veranos]. Desde entonces nos cuesta confiar en la gente un poco más.
Ya sólo nos sentamos delante con alguno de los viejos amigos.
image

Y vomito arcoiris al ver cómo los nuevos tratan de ligar con jovencitas, y ver que a ellas les gusta el tonteo. ¡Dios Mio! ¡Qué mayor me estoy haciendo!

Anuncios

Tener coche

20, julio, 2012

No tengo coche porque no me gustan los problemas. Y porque no tengo dinero, pero éso es otra historia.
Soy tan solitaria que sé que siempre iría sola en coche, salvo raras excepciones, y no me apetece nada esperar a una grua sóla en mitad de la autovia, cosa bastante común y que no sería si no una de las posibles opciones.
Luego suma a los gastos: el seguro, la gasolina, el aceite, las piezas que se rompen, la itv…
Me saqué el carnet porque me gustaba conducir, no porque me gustasen los gastos extra.
Ahora que soy pobre ya no hay discusión: bonos de autobús con cuentagotas [hay que controlar el presupuesto].